jueves, 24 de enero de 2013

La Naturaleza al alcance de la gente

La Naturaleza al alcance de la gente 

por el arq. Carlos Sanchez Saravia
En 1910 el primer director del actual jardín botánico de Brooklyn, el Dr. Charles Stuart Gager lo funda en casi 16 Ha, desde hace, ya,  mas de 100 años



El BBG —Brooklyn Botanic Garden por sus siglas en inglés— ha sido calificado como un ejemplo de cómo la arquitectura puede potenciar la historia del lugar a través su riqueza natural.


El Jardín Botánico de Brooklyn fue fundado en 1910, consta de 21 hectáreas y se encuentra ligado al famoso Eco-barrio de Park Slope, un oasis en medio del paisaje urbano de Brooklyn diseñado por los mismos arquitectos delCentral Park.


El diseño del nuevo centro de visitantes del Jardín Botánico de Brooklyn fue concebido como una topografía habitable, un umbral entre los ciudadanos y el jardín, donde se podrá satisfacer la curiosidad y el interés sobre la colección floral de clase mundial que alberga el recinto.







El Centro es obra del estudio Weiss/Manfredi de arquitectura, diseño de paisaje y urbanismo.


El Jardín Botánico de Brooklyn, es un jardín de 21 hectáreas, que acoge cada año a unos 700.000 visitantes procedentes no solo de Nueva York, sino de todo el mundo.

Fue el alcalde Michael Bloomberg quien inauguró el 16 de mayo el nuevo centro de visitantes del Jardín Botánico de Brooklyn (BBG), ubicado en la avenida Washington, lo que es un excelente ejemplo de cómo la arquitectura puede potenciar la riqueza de la naturaleza.

El objetivo de este nuevo y moderno edificio es que la mayoría de las personas obtengan información del lugar y de lo que se puede encontrar en el jardín, para hacer más enriquecedora la visita, puesto que la mayoría de las personas cuando visitan este centenario parque, disfrutan de su belleza, sin percatarse de su historia o lo que ofrece en cada estación.



La estructura de acero y vidrio, diseñada por los arquitectos Michael Manfredi y Marion Weiss, fue pensada para fundirse con el paisaje. “Quisimos preservar el sentido de intimidad y seducción del jardín más que centrarnos en la arquitectura”, detalló Marion Weiss en un encuentro con la prensa.
A decir de Michael Manfredi, uno de los fundadores, un aspecto fundamental del jardín botánico es su dualidad: está inmerso en la ciudad y forma parte de ella, pero también constituye un oasis dentro del caos citadino. “El jardín también tiene un elemento de seducción: te atrae, espacio por espacio. Nunca lo ves como un todo; ves una parte primero, otra después. Quisimos reproducir eso en nuestro diseño —como el jardín mismo, la forma serpenteante del Centro de visitantes seduce a las personas y las atrae hacia el jardín”, explica.




El nuevo edificio —que servirá de punto de llegada y orientación— consiste en una estructura de cristal incrustado en una ladera ubicada en la esquina noreste del jardín. Compuesto por dos formas relacionadas que parecen aparecer, desaparecer y cambiar de forma a medida que el visitante pasa a través y alrededor de dichas laderas, el edificio ofrece una nueva secuencia de puntos de vista a través del jardín y funge como una interfaz entre la colección de plantas y la ciudad, entre la cultura urbana y el cultivo.

Situado en la avenida Washington, el Centro de visitantes es una extensión del paisaje en tres dimensiones que, además, incorpora procesos fotosintéticos dentro de los 10 mil metros cuadrados de techo, uno de tantos ejemplos que muestran el uso de tecnología para efectos de sustentabilidad y conservación.El techo verde es uno de los elementos que permiten que la arquitectura del Centro no sea estática, pues dotarán al edificio de una identidad distinta en cada estación, de acuerdo a la altura y especie de la vegetación y a la luz del ambiente.



El Centro aspira a ser un edificio completamente sustentable. Con 28 pozos geotermales que regulan la temperatura de la construcción; tratamientos especiales para reducir la erosión y el desperdicio de agua; terrazas verdes que absorben el agua de lluvia, capturan carbón y reducen el efecto invernadero; y cultivos de especies nativas que preservan la diversidad natural del jardín, el edificio busca ser reconocido con la Certificación de oro LEED (US Green Building Council’s Leadership in Energy and Environmental Design).

El Jardín Botánico de Brooklyn es miembro de la Asociación Internacional de Jardines Botánicos para la Conservación y actualmente cuenta con más de 12 mil tipos de plantas que llaman la atención por doquier.

Por último, el centro incluye una sala de orientación, sala de información, tienda de regalos, sala de exposiciones, cafetería y un espacio elíptico para eventos de educación, ciencia, horticultura y conservación.


En un contexto de urbanismo caótico y poco redituable, vale la pena voltear hacia las nuevas tendencias de la arquitectura urbana sustentable e innovadora.

Brooklyn Botanic Garden Visitor Center

El nuevo centro de visitantes de Brooklyn de Nueva York Jardín Botánico se concibe como una topografía habitable definir un umbral entre la ciudad y el jardín. Para provocar la curiosidad y el interés por la colección de clase mundial, el nuevo edificio ofrecerá un punto de llegada y legible de orientación, una interfaz entre el jardín y la ciudad, la cultura y el cultivo. El diseño del centro de visitantes es visto como una perfecta extensión de la paisaje. Anidado en una berma existente, el centro se experimenta como una continuación tridimensional del sistema sendero del jardín, enmarcando una serie de puntos de vista dentro ya través del jardín. Situado en Washington Avenue, el centro de visitantes se va de la ciudad en el jardín, proporcionando una orientación clara y el acceso a los recintos más importantes. El centro de visitantes incluye una sala de orientación, información vestíbulo, tienda de regalos, sala de exposiciones, cafetería y un espacio de eventos elíptica. Ubicación: Brooklyn, New York Año: 2012


WEISS / MANFREDI Perfil de la Firma
Marion y Michael Weiss Manfredi
de la firma de la arquitectura y paisajismo de Manhattan Weiss / Manfredi.




WM recibió el premio de la Academia de Arquitectura, otorgado anualmente por la Academia Americana de las Artes y las Letras , reconociendo la particular visión de la empresa. Fueron nombrados también uno de América del Norte Voz Emergente por la Architectural League de Nueva York y la empresa ganó la ciudad de Nueva York la Medalla de Oro de Honor del AIA. 



El diseño de la firma para el Seattle Art Museum 's Olympic Sculpture Park , otorgado por la competencia internacional, fue reconocida como la "Naturaleza" ganador de la categoría en elFestival Mundial de Arquitectura y ganó los entornos de la revista iD 'Best in Design Award Categoría ". 

El proyecto también ha ganado un Premio de Arquitectura Progresiva, varios Premios AIA, un Premio de Honor ASLA, el Premio EDRA Lugares, y fue el primero del Norte proyecto estadounidense en recibir Internacional de la Universidad de Harvard Veronica Rudge Green Prize en Diseño Urbano. 


Centro de visitantes de la firma en el Jardín Botánico de Brooklyn recientemente abrió sus puertas al público. Otras obras construidas son el Museo de la Tierra en Ithaca, Nueva York, el Smith College Campus Center en Northampton, Massachusetts, y el Memorial de la Mujer y el Centro de Educación al Cementerio Nacional de Arlington, que ganó un Premio de Diseño Federal de arquitectura, el Premio Nacional de AIA Honor , y la revista ID de entornos Award.


Recientemente ganó un concurso nacional para rediseñar el recinto Monumento a Washington en Sylvan Theater


Reflexiones  desde Buenos Aires



Que envidia,... cuando este jardín botánico 

se inauguraba con la dirección del paisajista Carlos Thays
  en Buenos Aires mas de 10 años antes, dentro del Parque Tres de Febrero, uno de los mejores parques de América.
Este excelente jardín botánico, creado con objetivos científicos, recreativos y paisajísticos, que alberga no solo especies de otras latitudes y especies de la región sino también gran cantidad de excelentes obras de arte y de arquitectura de nuestro patrimonio.

En la actualidad, no solo ha perdido algo de su superficie inicial, sino también, desde hace un tiempo, fue separado de la ciudad por rejas de "alambre de gallinero" y "pasa su tiempo" en estado de abandono, frecuentado mas, por gatos que se reproducen en su interior, que por los ciudadanos de nuestra ciudad.

el editor